5 habilidades directivas que debes tener para liderar una empresa

Raquel González Blanco
Entrevista a Raquel González Blanco, colaboradora en ITAE Business School
12 diciembre, 2018
5 habilidades directivas que debes tener para liderar una empresa

5 habilidades directivas que debes tener para liderar una empresa

Las habilidades directivas son fundamentales para liderar una empresa de éxito.

Dirigir una empresa o un equipo es una labor compleja que requiere de una serie de habilidades directivas. Todos los profesionales que adquieren cierto nivel en la estructura organizativa de una empresa deben formarse para desarrollar estas competencias. Esto se debe a que las habilidades directivas están estrechamente relacionadas con la efectividad del liderazgo.

Las Escuelas de Negocios como ITAE Business School disponen de programas formativos en los que se trabajan estas capacidades. Este es uno de aspectos esenciales a tener en cuenta a la hora de elegir un MBA. Ya que uno de los grandes beneficios de cursar un MBA es que prepara a los alumnos para tener una visión global de la empresa y aprender a dirigir estratégicamente.

¿Qué son las habilidades directivas?

Las habilidades directivas son el conjunto de capacidades que una persona debe tener para ejercer funciones de liderazgo y coordinación. Dichas competencias evolucionan con el tiempo y con la organización, requiriendo un actualización constante de los directivos. Esta adecuación de los profesionales a las nuevas necesidades de sus puestos de trabajo repercute positivamente en la empresa.

Tipos de habilidades directivas

El antropólogo e historiador Friedrich Katz identificó las habilidades directivas básicas y las agrupó en tres categorías:

Habilidades técnicas

Son aquellos conocimientos especializados o técnicos necesarios para realizar una tarea concreta. Se trata principalmente del conocimiento práctico que se debe tener en las diferentes áreas dentro de la empresa. Estas capacidades se desarrollan mediante la formación, la capacitación o el entrenamiento. Asimismo, su relevancia es mayor cuanto más se desciende en el organigrama de la compañía. Por tanto, cobra más transcendencia entre el personal en contacto con las rutinas operativas de la organización.

Habilidades humanas

Se tratarían de las competencias sociales que todo directivo necesita para interactuar con otras personas. Estas destrezas son determinantes para tratar con los subordinados y motivar, dirigir y coordinar. Quien maneja estas habilidades, consigue implicar en la consecución de objetivos a todos los miembros de la empresa.

Habilidades conceptuales

Son las capacidades para analizar situaciones complejas, prevenir cambios, evaluar los problemas de la organización, tanto internos como externos,… Están estrechamente relacionadas con la formación adquirida y son esenciales en los niveles altos de la estructura organizativa.

5 habilidades directivas imprescindibles para liderar una empresa

Liderazgo

El liderazgo es la capacidad que una persona tiene de influir en la forma de ser o actuar de las personas. El directivo debe ser capaz de alinear a su grupo de trabajo para la consecución de los objetivos de la empresa. Para ello, es necesario que tenga un estilo de liderazgo definido y singular. Promoviendo la interacción y la participación de las personas que forman los equipos de trabajo.

Asertividad

La asertividad es una forma de comunicación que consiste en defender tus derechos, expresar tus opiniones y realizar sugerencias de forma honesta. Dominar esta conducta evita que se caiga en la agresividad o la pasividad y demuestra dignidad, autoconfianza y respeto por uno mismo. Se trata de un comportamiento que se puede aprender y mejorar y que es vital a la hora de liderar un equipo. Con la asertividad se respeta a los demás y a las necesidades propias, que en cargos directivos, son también los de la empresa.

Negociación

La negociación es un proceso en que las partes implicadas llegan a un acuerdo sobre una cuestión en particular. El proceso de negociación se intercambian información, promesas y se aceptan compromisos formales. La capacidad de negociación es crucial en cualquier ámbito de la vida, en multitud de situaciones cotidianas negociamos. Sin embargo, en el campo empresarial adquiere una mayor relevancia, ya que de esta habilidad dependerá el correcto desarrollo de los proyectos de la empresa.

Flexibilidad

En muchas ocasiones las situaciones no se desarrollan tal y como estaban planeadas, por ello, es esencial ser flexible. La flexibilidad es la destreza para adaptarse a estas nuevas circunstancias con estrategias nuevas e imaginativas. Esta flexibilidad debe partir desde los niveles más altos de la organización y transmitirse a los equipos de trabajo. Para conseguir esta flexibilidad en la empresa es necesario que haya predisposición y voluntad de adaptarse a los cambios.

Capacidad de delegar

La capacidad de delegar consiste en transferir responsabilidades y asignar autoridad a una persona para llevar a cabo determinadas tareas. La delegación de actividades es primordial para la gestión del tiempo. Un directivo que tiene la capacidad de ceder tareas sufrirá menos estrés, será más eficiente y podrá dirigir proyectos más ambiciosos.